EDUCACIÓN: TRABAJO POR HACER PARA AMBOS GÉNEROS

No hay trabajos de hombres ni de mujeres. No hay aficiones de mujeres ni de hombres. Hay trabajos y hay aficiones o, al menos, así debería ser…

#Zaragoza. (#educacion).- Alejandra Cortés, profesora de la Universidad de Zaragoza ha sido considerada la tercera ‘mejor docente’ universitaria de España, reconocimiento que conceden los premios Educa Abanca, conocidos como los Goya de la Educación. Desde noticiasenlacontienda hemos hablado con ella para conocer sus experiencias en el mundo de la docencia universitaria y en los diferentes campos en los que investiga.

Conscientes de que estamos hablando con la medalla de bronce de la educación suponemos que es una apasionada de su trabajo y así nos lo corrobora .”Estoy muy contenta con este premio porque es un reconocimiento a mi labor y a mucho esfuerzo que hay detrás. El año pasado ya estuve nominada y quedé en séptimo lugar y he sido la única profesora que ha repetido convocatoria y la primera mujer”.

Ser la primera mujer es un dato que no pasa desapercibido en una sociedad en la que todavía queda mucho por hacer en cuestiones de igualdad. Así lo ve Alejandra. “Se ha avanzado pero aun queda mucho por hacer.  Yo en mi caso nunca he sentido ninguna discriminación pero sí es verdad que todavía existe el conocido techo de cristal. Personalmente no es que esté a favor de las cuotas, que no lo estoy ya que creo que se deben reconocer los méritos, pero en esta sociedad, son necesarias para que las mujeres podamos competir en igualdad de condiciones en mucho casos”.

Sin ser discriminación, Alejandra si que ha tenido que responder, casi siempre a otras mujeres, si es posible compaginar su trabajo con la crianza de tres hijos a lo que su respuesta tajante es sí. “Claro que se puede. Me organizo con mi pareja y saco tiempo de otras cosas que para mi son menos importantes. Creo que este tipo de comentarios no son constructivos si de verdad queremos cambiar la sociedad”.

Chicos en magisterio

La docente además comparte diferentes visiones en lo que a igualdad de género se refiere. Por una parte su trabajo se desarrolla en unos sectores mayoritariamente masculinos y por otra en las aulas de magisterio donde imparte clase, la profesión del maestro se está convirtiendo en un trabajo casi exclusivo para mujeres. “Yo tengo muy pocos alumnos y eso también se debe visibilizar. Desde la propia aula quieren reivindicar la presencia de chicos. Si hay carreras donde lo raro es ver a chicas, en el caso de magisterio eso pasa con los chicos y creo que eso también hay que trabajarlo. La docencia no es una profesión solo para mujeres, cualquiera puede ejercerla, sea del género que sea. Así debería ser con todas las profesiones y dejar atrás estereotipos del pasado”.

Y para que esos estereotipos realmente desaparezcan es en la educación precisamente donde debemos poner mayor ahínco. En las aulas y en casa. “Yo tengo tres hijos y el ejemplo de mujer que les quiero transmitir es muy distinta a la que me transmitió mi madre. No digo que sea mejor, simplemente es diferente. Soy activa, viajo, sigo estudiando… y con ello quiere transmitir a mis hijos-dos niñas y un niño- que pueden ser libres para ser lo que quieran ser. Transmito los mismos valores de mis padres pero con un estilo de vida diferente donde mi pareja se involucra igual que yo”.

Comentarios

Autor entrada: