EL CÁNCER COMO APRENDIZAJE DE VIDA