AYERBE RECREA LOS ÚLTIMOS SUSPIROS DE JESUCRISTO


La Enclavación, declarada de interés turístico de #Aragón se celebra a las doce de la noche del Jueves Santo. Tras la muerte de Cristo la Banda de Ayerbe y las cofradías invitadas adquieren el protagonismo.

#Ayerbe (#Huesca)(#cultura).- La Semana Santa de Ayerbe tiene un acto en mayúsculas. Se trata de la enclavación, la teatralización del calvario de Cristo en la cruz por la principal calle de la localidad de la Hoya. Para entender lo que este evento significa para los vecinos de Ayerbe y los pueblos de alrededor, hemos hablado con Santiago Evrard, de Santa Eulalia de Gallego, quien se vestirá en la piel de Jesucristo por quinto año consecutivo.


Quedamos con Santiago en un bar y reconocerlo es muy sencillo. Pelo largo y barba. Apenas quedan unas jornadas para el Viernes Santo y el actor debe estar caracterizado. Mientras hablamos lo imagino ahí, en la plaza de Ayerbe en lo alto de la cruz y pienso que la suya fue una elección acertada. Su explicación se remonta a cinco años atrás cuando su padrino Óscar Abadiano, primer Jesucristo en La Enclavación decide que su etapa ya ha terminado y le sugiere sustituirle. “Yo siempre lo había ido a ver junto a mi padre y forma parte de mis tradiciones. Mi padre y mi padrino Oscar son muy religiosos y cuando me lo propuso no pude más que aceptar”, explica.

El primer año, en 2014, fue duro. Necesitó dos meses de ensayos y lo recuerda con muchos nervios. Después de esa primera interpretación, los nervios han desaparecido y eso le ha permitido disfrutar cada año más. “Es muy emotivo. No se puede explicar con palabras. Desde el primer año, siento que es más gratificante de lo que podía imaginar y eso no ha cambiado. Todos los años siento la misma emoción”, recalca.
Para Santiago la magia de este evento se encuentra en la solemnidad del acto gracias a los efectos de luz y sonido y la vestimenta de las casi 100 personas que participan. La noche cerrada, la luz de las antorchas y el silencio estremecedor. Y dentro de su interpretación destaca las siete palabras en lo alto de la cruz. “Es el momento que más me gusta. Lo recuerdo con frío ya que en esta época del año y de noche las temperaturas son bajas y estoy prácticamente desnudo. No soy friolero pero siempre tiemblo y cuando me matan me resulta complicado estar totalmente quieto. Pero pese al frío la sensación desde allá arriba es indescriptible”.


Mientras Santiago representa las tres caídas de Jesucristo, dos en el recorrido y la última sobre el escenario, es consciente de la emoción que esto supone para los asistentes. Los niños lloran porque muchos creen que le pegan de verdad y los mayores lo hacen de emoción. “El acto es muy importante para la gente de fe cristiana. Es por ellos por los que intento transmitir lo máximo posible, por respecto a su fe. Yo, personalmente no vivo la fe de esa manera, pero considero que La enclavación es una tradición que está por encima de las ideologías”.


Tras la entrevista a Santiago Evrard, me quedo con la sensación de que este no es un acto que te puedan contar, sino que hay que vivirlo. La cita la noche entre el Jueves Santo y el Viernes Santo, a las 24.00 horas, en Ayerbe.

Comentarios

Autor entrada: