AFRONTAR EL CÁNCER INFANTIL CON ESPERANZA

Oncopediatria Miguel Servet

Los hospitales infantiles se esfuerzan al máximo para hacer más llevadero el proceso.

#Zaragoza (#salud).- El cáncer es la enfermedad que más preocupa en nuestra sociedad. Sin ser la más grave, el aumento de casos en las últimas décadas hace que todos la tengamos presente en nuestra vida. Sufrirla o que la sufra alguien de nuestro entorno es duro, pero esa dureza se incrementa cuando se trata de niños. De eso saben bien en la tercera planta del hospital infantil Miguel Servet de Zaragoza donde se encuentra oncopediatría. Allí 12 habitaciones, un pequeño office y dos salas de juego, una de niños y otra de adolescentes, esperan para que el proceso sea lo más llevadero posible.

Hasta este hospital llegan todos aquellos niños de Aragón y gran parte de La Rioja cuando sus pediatras detectan que lo que le ocurre al menor pudiera ser un tumor y ya en Zaragoza, los especialistas confirman la mala noticia. “Es aquí donde ponen apellido al tumor del niño. Esos primeros momentos son muy duros ya que nadie espera tener que pasar por algo así. Por eso la importancia de ofrecer todo tipo de apoyo a los niños y también a su familia”, explica a noticiasenlacontienda Juan Carlos Acín, gerente de Aspanoa, asociación que atiende a las familias y a los niños con cáncer.

Oncopediatria Miguel Servet

Los tratamientos son largos, un año como mínimo si todo es muy favorable, y mucho de ese tiempo puede que se tenga que pasar en el hospital. Hay más de 200 tipos de cáncer diferente y aunque cada uno llevo un tratamiento concreto con sus tiempos y procedimientos, lo habitual es que el comienzo de la estancia sea entre mes y mes y medio. A partir de entonces ya varía según la tipología. Siempre que se puede se sigue desde casa por el ambulatorio pero eso no siempre es posible. Por eso desde Aspanoa intentan que las estancias hospitalarias sean lo más amenas posible. “En esta parte del hospital todos los niños tienen televisión y wifi gratuita y una play Station. Cuentan con dos salas de juego según la edad y actividades semanales como la visita de los payasos u otras actividades como las organizadas por la asociación abracadabra o escritores que les van a leer libros dos veces al año. Además, el centro intenta, siempre que es posible, que solo haya un niño por habitación para que la familia esté más cómoda y cuenta con escuela para sus estudios”.

El entorno del menor

Aunque es el niño el que padece la enfermedad, un cáncer afecta a todo su entorno. Empezando por sus padres y hermanos y el resto de la familia hasta el colegio. Para los familiares el hospital cuenta con ayuda psicológica y luego existen otras ayudas económicas pero esta enfermedad siempre es un trastorno en cualquier ámbito familiar. “Los periodos son muy largo y los trabajos no siempre quieren o pueden afrontarlo. Luego está el tema de los hermanos que también suelen ser niños de edades similares”.

El tema del colegio también preocupa mucho. De repente un niño deja de asistir a clase y este tema no todos los profesores saben como afrontarlo. Primero hay que explicar la prolongada ausencia del niño y luego no saben como será su vuelta. “Hay niños que vuelven igual, otros que vuelven con cambios físicos y otros que aparentemente están normal pero neurológicamente no. Eso hay que saberlo tratar en los colegios. Por eso, si los padres nos dan permiso, desde Aspanoa también nos ponemos en contacto con el centro para ayudarles a afrontar las secuelas del menor o incluso la posibilidad de que el niño no vuelva”. De los 35 o 40 nuevos casos anuales que se tratan en el Miguel Servet se calcula que un 23% no tiene un desenlace satisfactorio, lo que supone el fallecimiento de unos 10 niños por año.

‘Su hijo tiene cáncer’ debe ser una de las peores noticias que pueden recibir unos padres, pero, al menos, pueden contar con la esperanza de que los hospitales de nuestro país, entre ellos el Miguel Servet, cuentan con excelentes profesionales y un gran equipo humano que acompañan, ayudan y consuelan durante el duro proceso.

Oncopediatria Miguel ServetOncopediatria Miguel Servet

Comentarios

Autor entrada: Patricia Arizon Bails