GERMÁN NAVARRO: LECCIÓN DE VIDA

GERMAN NAVARRO GH

El ciclista sufrió un accidente en 2004 que le dejó en silla de ruedas pero eso no le ha impedida seguir practicando deporte.

#Meliana (#Valencia)(#deportes).- La historia de Germán Navarro es dura y bonita a partes iguales. Dura porque un fatídico accidente mientras entrenaba en bicicleta estuvo cerca de costarle la vida y le dejó en una silla de ruedas y bonita porque eso no le ha impedido seguir con su vida y sus sueños. El deporte era su pasión y desde el momento de salir del hospital, después de casi 8 meses, decidió que iba a seguir siendo así, a partir de entonces en una bicicleta adaptada denominada handbike. “Lo que me ha ocurrido es una pena pero hay que intentar seguir adelante y vivir lo mejor que se pueda. En ese aspecto me siento un privilegiado porque el deporte es mi mejor medicina”, explica a noticiasenlacontienda.

Puede que fueran cosas del destino, pero la primera persona que le socorrió en aquella curva fue Gabriel Brizuela, profesor de la universidad de educación física de Valencia y entrenador de personas con discapacidad. Gabi siguió yendo al hospital y fue allí donde le enseñó la primera handbike. “Después de 25 días en coma me costó volver a ser yo y conocer la noticia de que un deportista como yo, a quien el ciclismo y el atletismo le había hecho tan feliz, no podría volver a andar fue muy duro. Pero mi mujer me explicó quien era Gabi y que es lo que hacía y poco a poco me fue animando para seguir practicando deporte. Hasta me subió una handbike al hospital para que viera que era posible. Eso me ayudo a empezar a practicar nada más volver a casa”.

GERMAN NAVARRO GH

Con mucho esfuerzo y trabajo y apoyado siempre por su familia, especialmente por su mujer Sol y sus dos hijas, Germán sigue practicando deporte y mantiene intactas sus ganas de vivir. Ha realizado parapente en una empresa de Granada que tiene material especial para minusválidos e incluso ha realizado el descenso del Sella quedando en primera posición. “Me pusieron con un chaval muy jovencito y me dijeron que si me caía al agua él me sacaría, la verdad que pasé miedo y empecé a remar muy rápido, no solo quedé primero sino que rebajé en dos minutos el tiempo”. Y como no, sigue participando en la Quebrantahuesos teniendo en su palmarés dos marchas largas en los años 2003 y 2004, antes del accidente, y 15 treparriscos, las cuatro últimas junto a su mujer. “Ahora también hace bici y me acompaña. A estas alturas las hacemos para disfrutar de la bici y del paisaje. Nos hacemos fotos, paramos a tomar un café…, soy un afortunado porque ella siempre me ha apoyado y se ha involucrado hasta el punto de hacer bicicleta”.

Esta tarde Germán volverá a Sabiñánigo. La QH es una cita obligada para él debido al compañerismo que se vive en esta marcha y eso siempre se lo tendrá que agradecer a Roberto Iglesias. “El compañerismo de la Quebrantahuesos ha sido siempre el motor de esta marcha y eso es gracias a Roberto. Su pasión por esta marcha y porque todos disfrutáramos la ha convertido en lo que es hoy en día. Además, siempre se ha volcado en el mundo de la discapacidad en el ciclismo y eso es algo por lo que él ya sabe que le estoy muy agradecido. Gracias al apoyo de Roberto y al de el club ciclista Pascual Bolea, mi club desde hace muchos años que ha hecho tanto por mi antes y después del accidente, mi lucha ha sido más fácil”.

Germán Navarro es un ejemplo de lucha y superación, pero como el hay muchos otros campeones de la vida que en lugar de tirar la toalla ante una enfermedad o accidente han decidido seguir adelante superando día a día sus limitaciones. Una lección de vida de la que todos deberíamos aprender.

Comentarios

Autor entrada: Patricia Arizon Bails