UN PUNTO INSUFICIENTE

El Huesca ha vuelto a demostrar que no rebla y mereció más tras haber remontado un 0-2.

SDHuesca: Santamaría, Yangel (Enric Gallego, 57), Etxeita, Mantovani, Pulido, Galán, Cristian Rivera, Musto (Ferreiro, 34), Moi Gómez, Cucho y Chimy Ávila (Melero, 76). 

Celta de Vigo: Rubén Blanco, Hugo Mallo, Cabral, Wesley,Lucas Olaza, Brais Méndez (Boudeboud, 19), Lobotka, Yokuslu, Boufal (Jozabed, 89), Maxi Gómez y Iago Aspas (Emre Mor, 81).

Goles: 0-1, minuto 14: Brais Méndez; 0-2, minuto 57: Iago Aspas; 1-2, minuto 61: Enric Gallego; 2-2, minuto 69 Chimy Ávila; 3-2, minuto 72: Pulido; 3-3, minuto 80: Boudeboud

#Huesca (#deportes).- De infarto. Así ha sido el duelo entre dos equipos en puestos de descenso que han dejado muy claro que van a vender cara su piel. El Celta fue mejor en la primera mitad pero el Huesca demostró una vez más que no rebla y tras el descanso fue capaz de exprimirse al máximo hasta remontar en 10 minutos un 0-2 aupados por un Alcoraz que sigue creyendo en la salvación. Al final empate que deja a los dos con un sabor agridulce y puede que puntos insuficientes.

En la primera parte no anduvo fino el Huesca. Comenzó el partido igualado y llegó el gol del Celta en una jugada que tuvo a Iago Aspas de protagonista y acabó con Brais Méndez adelantando a los celestes. Este gol fue un golpe duro para un colista al que solo le valía el triunfo y casi todo fueron imprecisiones por parte de los azulgranas. Indecisos en defensa y sin claridad en ataque. Con la incorporación de Ferreiro en detrimento de Musto, se vieron los mejores minutos locales pero siguieron sin crear demasiado peligro y en la última jugada cerca estuvo el Celta de ampliar su ventaja pero el esférico chocó en el larguero. 

La segunda mitad fue otra historia. El Huesca se vistió de guerrero y pese a que Aspas ampliaba la ventaja, los azulgranas se volcaron al ataque. Lo intentaron una y otra vez y llegó el gol de Enric Gallego, y llegó el gol del Chimy y llegó el gol de Pulido, un remontada en apenas 10 minutos que hizo y hace seguir soñando con la salvación. 

Al final, los oscenses pagaron su esfuerzo máximo con el gol de Boudeboud y sufrieron un duro castigo, pudiendo incluso haberse llevado el triunfo en el añadido. Con este empate y pese a la lucha, la salvación queda un poco más difícil pero no imposible. 

Comentarios

Autor entrada: