ENTARACHEN-VOLS TE INVITA A CAMINAR Y SOÑAR

 

Bajo el lema no hay sueños imposibles, esta ONG colabora para que personas que estarían repudiadas pueden vivir dignamente.

#Huesca (#sociedad).- Entarachen-Vols lleva catorce años luchando para que los niños de Mekanissa y las mujeres en desarrollo de Zway en Etiopía tengan una vida digna, entendiendo por digna la cobertura de sus necesidades más básicas, y para ello organizan diferentes actos a lo largo del año. Dentro de su calendario solidario, el próximo 3 de marzo se celebra en el municipio de Nueno la IV marcha solidaria Nueno-Etiopía con la que se espera recaudar alrededor de 2000 euros. 

Se trata de un recorrido de 16,5 kms en el que se puede disfrutar de la cara sur de Nueno. Un recorrido sencillo en el que se hacen paradas para que todo el mundo pueda realizarlo cómodamente y que concluye con una comida popular. “Es un recorrido sencillo que puede hacer cualquier persona. Además se disfruta de unos parajes increíbles que hay en nuestra comarca. Se podrá disfrutar del almendro en flor y de unas vistas privilegiadas cuando se llega a Santaeulalia”, ha destacado en rueda de prensa, Javier Cruchaga, del club de Montaña Javieres de Huesca. 

Este proyecto sale adelante gracias a la colaboración de entidades públicas y privadas cuya inversión sirve para costear la marcha y la comida posterior y así todo el dinero de las inscripciones puede ir directamente a Etiopía. El coste va de los 8 a los 12 euros dependiendo de la edad y si se es o no federado. “Es una cantidad insignificante en España con la que en Etiopía come un niño durante un mes”, ha resaltada Cruchaga.

Con el dinero que se recauda desde Huesca -en 2018, 45.000€ para el centro juvenil Don Bosco y 13.000 para el proyecto mujeres en desarrollo- se logran objetivos tan importantes como los de Muti que terminó formación profesional y trabaja de cajera, Awekech, que estudió corte y confección y trabaja de modista o Yeshi quien está estudiando en la universidad. “Estos casos son ejemplos de tres niñas que eran repudiadas, se les conocía como la hija de la loca, la hija de leprosa y la huérfana de la tuberculosis y hoy se están forjando un futuro. “Si les damos los medios necesarios colaboramos además a reducir la inmigración ya que si la gente se va de sus países es porque allí no tienen oportunidades de una vida digna”, ha resultado Maite Aznárez, presidenta de  Entarachen-Vols. 

Participar en esta marcha es una manera de aportar un granito de arena para que los más necesitados puedan tener un futuro mejor y además se disfruta de un paisaje envidiable y de una jornada de convivencia. ¿Qué más se le puede pedir a un domingo?

Comentarios

Autor entrada: