ANA MORENO: CIENTÍFICA CON UN FÉLIX DE AZARA

No hay trabajos de hombres ni de mujeres. No hay aficiones de mujeres ni de hombres. Hay trabajos y hay aficiones o, al menos, así debería ser…

#Huesca (#sociedad).- El pasado viernes Ana Moreno y Carlos Sancho recibían junto a gente de sus equipos de trabajo el galardón Félix de Azara como reconocimiento a su importante trabajo en las cuevas heladas del pirineo. Con sus estudios analizan como ha cambiado el planeta en los últimos 6000 años y han descubierto en la última década que el hielo está sufriendo una transformación alarmante a causa del cambio climático. Desde noticiasenlacontienda hemos querido hablar con Ana, geóloga y trabajadora del instituto pirenaico de ecología perteneciente al CESIC (consejo superior de investigaciones científicas) quien ha mostrado su satisfacción por este reconocimiento. “Nuestro trabajo es poco conocido así que recibir este galardón es muy importante. Una oportunidad de difundir lo que hacemos. Estamos muy contentos porque es poco habitual que se le dé a trabajos científicos”.

La alegría de la científica no es para menos, porque llegar hasta donde está no ha sido un camino fácil. El mundo de la investigación está lleno de trabas, la mayoría económicas, por lo que muchos y sobre todo muchas profesionales se ven obligadas a abandonar. “Hay mucha inestabilidad durante muchos años y eso dificulta a muchos científicos. Dependemos de becas y no siempre se dan. Incluso en mi época durante muchos años las tesis ni siquiera podían cotizar”, explica. 

Al hablar con una científica es imposible obviar la desigualdad de género. En su caso, Ana considera que el problema para la mujer no viene tanto en los primeros años de carrera sino más tarde. “Geología siempre ha sido una asignatura con muchas chicas. Estábamos menos que chicos pero no había una diferencia sustancial. El problema viene en el mundo de la investigación a la hora de querer mejorar tus conocimientos con un postdoctorado. Primero tienes que conseguir que te financien la investigación, yo en mi caso lo conseguí en la universidad de Barcelona, y más tarde te exigen que vayas a un centro de investigación de prestigio al extranjero y aquí suele venir el problema. Tienes ya 30 años y si tienes una pareja con la que formar una vida en común es complicado para muchas mujeres”.

En el caso de Ana, fue su pareja quien decidió dejar su trabajo para acompañarla dandole así la oportunidad de que pudiera seguir con su formación en EE.UU sin tener que renunciar pero lo habitual es que sean las mujeres quienes dejen a un lado su carrera profesional por formar una familia, más teniendo en cuenta que a la vuelta a España no hay ninguna garantía de estabilidad económica. “En nuestra sociedad no todos los hombres están dispuestos a acompañar a su pareja para que sea ella quien se realice profesionalmente y además lleve el sueldo a casa.”

A partir de ahí, la desigualdad sigue siendo latente especialmente en alto cargos. Aunque se están haciendo avances al intentar que los tribunales de evaluación sean paritarios, hasta ahora solo había hombres, todavía queda mucho por hacer. “Hubo un experimento en el que se presentó a evaluación el mismo currículum en el que solo se cambió el género y el hombre obtuvo mayor puntuación que la mujer. Aun da la sensación de que las mujeres podemos dar menos en estos campos y en algunas disciplinas nuestra presencia no existe. ”, recalca Ana.

Comentarios

Autor entrada: