CANDELERA: LA FERIA DEL REENCUENTRO

La Feria de la Candelera pudo reunir este sábado en Barbastro a más de 7000 personas llegadas de diferentes comarcas.

#Barbastro (#Huesca)(#tradición).- Más de 300 puestos, 7000 candelas, 3500 caretas y 7000 personas. Esas son las cifras que este sábado se dieron cita en Barbastro en una nueva edición de la Feria de la Candelera, la más antigua de Aragon con mas de 500 años de historia. 

Desde las 8 de la mañana y hasta las 7 de la tarde, en una jornada donde la climatología acompañó pese a las malas previsiones, medio Barbastro estuvo colapsado por los miles de visitantes que se acercaron para disfrutar de esta feria. Tal y como dijo su alcalde, Antonio Cosculluela, la Candelera es una feria del reencuentro. “Es un punto de encuentro de gente de prácticamente la totalidad de la provincia de Huesca. Aquí la gente convive, charla, compra y disfruta. Es una día muy importante para la ciudad de Barbastro y para nuestro comercio. Una forma de hacernos visibles”. 

En los stands se pudo ver de todo. Ropa, complementos, alimentación, tractores, juguetes…una amplia variedad que va desde lo tradicional hasta lo más moderno. “Cabe destacar una amplia variedad de productos agroalimentarios con la novedad este año de un puesto de almazaras de aceite de la comarca promovido por la Comarca del Somontano y el centro de desarrollo. Pidieron un espacio en la plaza del Mercado y como no podía ser de otra manera se ha habilitado para ello. Es importantes que mostremos esos productos de alta calidad y variedad. También cabe destacar lo más tradicional, sobre todo los arboles frutales, olivos, almendros, la vid ya que es una parte histórica de la feria todos aquellos aperos dedicados a la labranza”.

Candelas y caretas

Una característica muy importante de esta jornada es el reparto de candelas (velas) bendecidas en la Catedral y caretas. Esta tradición viene de muchos años atrás. Así lo explicó a noticiasenlacontienda María Jesús, vicepresidenta de la asociación cultural Tradiciones. “La candela se reparte bendecida como representación de la luz y las caretas se reparten hoy porque antiguamente vendían caretas en los puestos y los padres las compraban para sus hijos debido a la cercanía de carnaval. Las candelas tienen un valor religioso y las caretas son un acto profano”.

Entre candelas, caretas, gente y mucho que comprar, Barbastro vivió el sábado uno de sus días más importantes, donde se demuestra cada año la amabilidad y buen hacer del comercio de la ciudad del Vero. 

Comentarios

Autor entrada: