UNA SAGA DE MUJERES CAZADORAS

 

No hay trabajos de hombres ni de mujeres. No hay aficiones de mujeres ni de hombres. Hay trabajos y hay aficiones o, al menos, así debería ser…

#Córdoba (#deportes).- Pilar Escribano se siente cazadora y para su entorno no es ninguna sorpresa ya que en su familia las mujeres siempre han estado vinculadas a esta afición. Aprendió mucho de lo que hoy sabe de su abuela materna Doña Ana María Benítez Cañuelo y también de su tío Rafa Ruda. “Mi abuela fue una pionera de las mujeres monteras allá por los 50 y tiene gran culpa de que yo hoy sea cazadora. Pero quien más me afianzó mi afición fue mi querido tío Rafa Ruda quien hace 16 años me dejó tirar por primera vez”, explica a noticiasenlacontienda.

Aunque su abuela fuera pionera, en su entorno la caza es habitual. Su madre y sus tías también la practican por lo que se trata de un hobbie normal en su familia. Es precisamente el haber crecido junto a amantes de la naturaleza y de la caza por lo que Pilar siente tan profunda esta pasión. “Mi pasión por la caza nace de una tradición familiar que ha ido transmitiéndose durante generaciones. Este vínculo familiar y la estrecha unión que de siempre hemos tenido al campo, han forjado mi carácter cazador y amante de la naturaleza. Nací, crecí y vivo entre una saga de grandes monteros y cazadores. Desde muy pequeña me han ido enseñando, con esmero y delicadeza, todo lo que rodea a esta actividad”.

Pero en su caso, su pasión le ha llevado a dar un paso más, la creación del blog cupolibre donde ofrece desde su experiencias personales a información relacionada con cotos de caza mayor o permisos. “El blog nació de la necesidad de querer comunicar al mundo como una mujer vive una actividad tan poco conocida como es la venatoria, siempre desde un punto de vista sencillo, dinámico, directo y sin artificios. Con Cupo Libre no pretendo asentar cátedra ni dar lecciones de caza a nadie, pero si intento abrir el hermetismo que en ocasiones este mundo encierra a todas aquellas personas que a él quieren acercarse. Además, no sólo lo hago contando mis propias experiencias, sino poniendo en valor otros aspectos muy relacionados con ella, como son la gastronomía, la conservación, la moda o el turismo cinegético, entre otras. Con todo ello intento poner en valor una actividad ancestral, no muy bien vista por la sociedad actual, dado el desconocimiento que se tiene de la misma, y del propio medio rural”. El blog lleva tres años en funcionamiento y también es muy activa en redes sociales.

Así, esta cordobesa amante de la naturaleza, invita a otras niñas a conocer el mundo que a ella le apasiona. “El mejor consejo que podría dar a otras niñas es que una buena cazadora tienen primero que aprender de los cazadores más longevos, tienen que escuchar sus conversaciones y experiencias cinegéticas. En la caza, como en la vida, debemos ser respetuosos, tolerantes y rigurosos. Tenemos que poner en valor la caza y hacerla respetar es esencial. Pero para ello nosotros mismos debemos dar un ejemplo dignificante”.

Comentarios

Autor entrada: