MONEGROS CON NICARAGUA

Antonio Brosed está al frente de esta ONG que trabaja en la zona de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia.

#Huesca (#sociedad).- Cuando Antonio Brosed volvía a España hace algunos meses ya empezaba a haber revueltas en Nicaragua aunque eran de manera más pacífica respecto a lo que hemos visto por televisión en las últimas semanas. Desde España sigue las informaciones sobre el país que le cautivó hace ya 20 años y durante nuestra conversación en la que me habla sobre su ONG es inevitable tocar este tema. “Para mi humilde opinión creo que no están haciendo la revolución en el momento correcto. La oposición no tiene un líder claro mientras Daniel Ortega sigue teniendo mucho seguimiento como se demostró el 19 de julio, día de la celebración de la liberación de Nicaragua. Las revueltas comenzaron por la bajada de pensiones y luego se unieron los jóvenes pero yo creo que no tienen una organización fuerte y lo único que van a conseguir es perjudicar al país”.


En la zona de Ocotal en la que trabaja la ONG Monegros con Nicaragua se viven las manifestaciones de manera pacífica pero cuando él mismo se acercaba al aeropuerto rumbo a España vivió un episodio con el que argumenta la falta de organización de los manifestantes. “Cortaron la carretera y cuando vino un chaval a mi coche le di algo de dinero y me dejó pasar sin más. Si se quiere lograr algo de un gobierno no se actúa así”.

Independientemente de la situación que vive el país, de la que Brosed condena los fallecidos aunque matiza “no creo que todos sean de las revueltas”, su trabajo en Ocotal está siendo de gran ayuda para la gente de la zona. Desde hace 20 años están trabajando en esa zona y se han logrado cosas importantes como proyectos agrícolas y ganaderos, reconstrucción de viviendas, un centro de salud, una casa de cultura o un centro de día. “Lo importante para esta gente es que haya un seguimiento, que les demuestres que pueden confiar en ti y así lo hemos hecho nosotros durante estos años”.

Para lograr todos estos objetivos, además de trabajar de manera coordinada con el ayuntamiento local y recibir ayudas estatales del país, hace falta la colaboración de muchas otras instituciones. Muchos ayuntamientos de la provincia de Huesca se han volcado en estos proyectos y también la DPH, la DGA y el obispado además de las personas que apadrinan a niños nicaragüenses. “Este proyecto nació dentro del movimiento cristiano de los Monegros al que yo pertenezco y aunque los comienzos fueron muy duros al final se ha demostrado que nuestro trabajo merece la pena y recibimos mucha ayuda. Gracia a ella se ha mejorado la vida de las gentes de Ocotal”.

Comentarios

Autor entrada: