LOS PASOS DE UN PEREGIRNO

Jona Pallás cumplió su reto de realizar el camino de Santiago corriendo con el fin de recaudar dinero para la asociacion contra el Alzheimer.

#Huesca (#deportes).- Hace varias semanas contábamos en noticiasenlacontienda la aventura que iba a emprender Jona Pallás: recorrer corriendo el camino de Santiago con el fin de recaudar dinero para la asociación contra el Alzheimer, enfermedad que padece su abuelo. Y tras lograr su hazaña hemos vuelto a hablar con él para que nos explique como ha sido esta experiencia. “El balance ha sido más que positivo en todos los aspectos. En lo deportivo logré realizar el recorrido aunque hubo momentos duros y en lo solidario la gente ha respondido muy bien. Ya se han vendido 300 camisetas y 200 calcetines y mucha gente ha colaborado con donaciones. Los niños de un campamento de verano al que fui a explicar mi reto han donado el dinero logrado en un mercadillo que hicieron como actividad del campus”, ha explicado.

Jona comenzó su reto el pasado 2 de junio y fue el sábado 16 cuando llegaba a la plaza del Obradoiro. Ahí le esperaba una gran sorpresa. “Al llegar a Santiago me estaban esperando mi madre y mi hermana. Fue muy emocionante. Su presencia ahí junto con lo que significó haber logrado el reto fueron un cúmulo de sensaciones imposibles de explicar”. 

Durante esas dos semanas tuvo de todo. Momentos duros y momentos muy duros. Momentos de debilidad y otros en los que sorprendentemente no se encontraba tan mal como pensaba. “Ha sido duro pero estaba mentalizado para que fuera peor. El apoyo de mi novia que me acompañó durante el recorrido con la caravana y el de mi amigo Sergio que vino a correr conmigo el segundo fin de semana fueron claves para no rendirme. Sino no se que habría pasado. La gente a la que nos encontrábamos y les contaba mi historia les emocionaba y eso también me daba muchas fuerzas”.

Los peores momentos los pasó al sufrir un día una hipoglucemia y otro una hipotermia y es la soledad del corredor lo que más le hizo flaquear. “Iba muy mentalizado y eso fue fundamental pero el correr hace que el camino sea muy duro. Si vas andando te encuentras a otros peregrinos y es más llevadero pero nadie seguía mi ritmo. Por eso la presencia de mi amigo Sergio fue tan especial”.

Tras este reto, mis pasos son recuerdos no queda aquí. Habrá nuevos proyectos para que la gente no olvide que hay una enfermedad que obliga a olvidar. Por el momento, se puede seguir colaborando hasta final de septiembre que será cuando se entregue todo el dinero recaudado a la asociación. 

Comentarios

Autor entrada: