UNA MUJER EN LA SILLA DE DIRECCIÓN

No hay trabajos de hombres ni de mujeres. No hay aficiones de mujeres ni de hombres. Hay trabajos y hay aficiones, o al menos, así debería ser…

#Huesca (#cultura).- A nadie le extrañan las mujeres en el cine delante de la cámara pero no es tan habitual verlas detrás. Por eso, en nuestra sección de igualdad de género hemos querido hablar con Gala Gracia, directora de dos cortos que además está nominada como mejor dirección en los premios Simón que entregará la Academia de cine aragonés (ACA) el próximo 30 de junio.


Gala supo desde muy pequeña que se quería dedicar a algo creativo y al final se decantó por estudiar comunicación audiovisual en Madrid y completar su formación con un máster de guión y dirección en Londrés. Fue precisamente en Londrés donde cogió experiencia en este campo. “Trabajé de camarera y mi jefe era director de fotografía. Trabajé con él en Londres y en Bulgaria y aprendí mucho de este mundillo”, ha explicado a noticiasenlacontienda.

En la actualidad, Gala se ha instalado en Barcelona y ahí, como freelance, trabaja en equipos de producción y dirección y en su tiempo libre se dedica a ampliar su curriculum con la elaboración de cortometrajes. “Hacer cortos es literalmente trabajar por amor al arte pero es necesario para hacerte un portfolio que te ayude a ser reconocida dentro del sector”, recalca. 

Hasta la fecha ha dirigido dos producciones. El beso de despedida en 2014 y El color de la sed, en 2017, que ha sido seis veces nominado para los premios Simón. “Esa nominación me hizo mucha ilusión porque los eligen entre muchas personas y eso significa que le ha gustado a mucha gente”.

Estas nominaciones no son las primeras de El color de la sed ya que han recibido otras reconocimientos y premios, algunos incluso con dotación económica que ha ayudado a recuperar la inversión. “Este ultimo trabajo costó unos 10.000 euros y fue financiado por la DGA, crowfunding y mí propia inversión y en este caso creo que recuperaré lo invertido”.

Gala lamenta las trabas de una profesión como la suya, con los gastos que supone ser autónomo en España, ella ya lo fue en Australia donde no hay ningún coste para el emprendedor, y lo complicado que es abrirse camino y reconoce, que ser mujer, aún dificulta más las cosas. “Por una parte hay más tradición de que los puestos de dirección en el cine les correspondan a hombres y por otra la mujer tiene el problema de la conciliación. Si decides ser madre sabes que hay un tiempo que tienes que salir del mercado laboral y eso perjudica y a la hora de volver necesitas un total apoyo por parte de tu pareja ya que te vas a pegar temporadas fuera de casa durante los rodajes”, recalca. 

La directora altoaragonesa reconoce también que hay mujeres que “están compaginando la maternidad con la dirección o producción” y aunque ella nunca ha sufrido discriminación por ser mujer sí que lo ha visto “en otras compañeras y he oído algún comentario desafortunado”.

Tras estos dos primeros trabajos, Gala va a seguir poniendo mucha voluntad para seguir ascendiendo en su trayectoria profesional. De hecho, ya está trabajando  en un nuevo corto que pretende comenzar a rodar el próximo septiembre. 

Comentarios

Autor entrada: